Sobre Clásica México

Typewriter

Clásica México (CM) es el espacio desde el que escribo sobre el universo de la música de concierto. Espacio que fue concebido con cierta inocencia y mucho entusiasmo ya hace algunos años, ante la falta de opciones en el periodismo musical mexicano.

En aquel entonces  conducía y producía una serie radiofónica que se transmitía por Opus 94 . Tal vez algunos la recuerden. Se llamaba Referencia.  Cuando colaboraba en la radio pública, mis fuentes constantes de información eran medios internacionales que emitían sus contenidos en otros idiomas.  Lo que se producía en México me parecía escaso, a veces árido o incluso pedante.  Muchos de esos mensajes se elaboraban a partir de la visión del musicólogo o del músico, muy valiosa pero dirigida a unos cuantos.

Me imaginé que esas simples razones debían constituir una barrera para muchas personas. Así que después de buscar algo que no existía, me propuse fundar el medio que como melómano me hubiera gustado leer en mi país.  Así fue como Clásica México se convirtió en el primer sitio mexicano dedicado por entero  a la música de concierto. Durante dos o tres años, CM fue una especie de revista en línea con algunos entusiastas colaboradores.

Oficialmente este proyecto vio la luz el 7 de septiembre de 2006, gracias a una beca del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, a través de su programa de Fomento a Proyectos y Coinversiones Culturales.  Reconocimiento que recibiría nuevamente en 2007.

 

Yo quería compartir con otros lo que me entusiasmaba, yo deseaba que Clásica México fungiera como punto de encuentro entre los aficionados a la música , sus principales exponentes y las instituciones culturales en el país. De alguna manera, creo que este objetivo se ha cumplido.  A lo largo de más de siete años, he obsequiado boletos suficientes para llenar dos veces la Sala Nezahualcóyotl, contribuyendo de esta manera a la creación de nuevas audiencias. El proyecto ha sido bien recibido por algunos actores fundamentales del quehacer musical en México. De esta manera, he construido una sólida relación con importantes instituciones como la Dirección de Música de la UNAM, la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México, la  Sinfónica de Minería y el Festival de Música de Morelia. En siete años, más de 300,000 personas han visitado los contenidos generados en Clásica México y personalidades como Horacio Franco, los hermanos Bitrán del Cuarteto Latinoamericano y José Wolffer han sido en algún momento cómplices del proyecto.

Hace ya varios años que Clásica México no es más una revista en línea,  aunque al exterior a veces parece que sí.  Cada tres o cuatro semanas recibo  mensajes de personas que están interesadas en trabajar en mi “grupo editorial”.  Hace unos días había tomado la decisión de concluir con este proyecto.  No he podido. Sigo recibiendo cortesías y boletos para obsequiar, mensajes de músicos que quieren compartir su trabajo, solicitudes de intercambio con otras instituciones. Así que, contra todo pronóstico y a pesar de la endeble situación del periodismo musical mexicano, en el mes de diciembre, estoy trabajando en la renovación de este espacio. Lo hago por ustedes y lo hago por mí.

Regreso a mis motivos originales,  a  mi entusiasmo por compartir, ahora desde un lugar más personal. De cualquier manera Clásica México seguirá buscando difundir -de forma clara, accesible y gratuita- el acontecer musical en la Ciudad de México y las principales capitales culturales del mundo.  Mi intención es la misma: hablar de una de las cosas que más me gusta en la vida, en un lenguaje accesible. Con suerte lograré que algunos puedan aproximarse a  la música de concierto, aún cuando carezcan de un conocimiento previo, con suerte Clásica México seguirá siendo un lugar para descubrir.

Emilio Sánchez

 

Leave a Reply